Beneficios del arte para los niños de educación infantil

El arte, esa disciplina tan subjetiva y que depende tantísimo de los ojos que la contemplan se nutre de personas que tienen unas aptitudes que objetivamente son muy beneficiosas para la mente de cualquier persona. Esta paradoja es una gran verdad, ya que las personas artísticas tiene una capacidad creativa e imaginativa sin igual. Además de que son personas que suelen leer, informarse y estudiar bastante. Las disciplinas artísticas, además, tienen una faceta muy importante que es la del trabajo continuo, el esfuerzo y el perfeccionismo. Valores que todos queremos inculcar a nuestros hijos, y es por eso por lo que hoy queremos escribir este artículo. Para relacionar los beneficios del arte y los niños en su etapa de educación infantil.

Beneficios del arte en la educación infantil

Que nuestros peques jueguen a ser artistas, a imaginar historias, crear aventuras y demás actividades relacionadas con el arte y la creatividad es más que positivo para su correcto desarrollo y crecimiento. A continuación os dejamos algunos beneficios del arte para los niños de educación infantil:

Sentimiento de libertad: Digamos que al meterse en el mundo del arte, en el que “todo” vale para crear, los pequeños diseñan su propio universo y se siente realmente libres. Si quieren volar, pueden hacerlo. Si quieren hacerse invisibles… también. Todas sus ocurrencias las pueden ir plasmando en un papel dibujando. Por otro lado, desde un prisma externo, mostrar al niño otras disciplinas artísticas le hará sentir mejor, ver más posibilidades, expandir su propia creatividad con ejemplos y estímulos de otros.

Descubrimiento y nuevos usos: En relación con las últimas líneas escritas, el arte muestra y descubre a los más pequeños nuevos elementos de creación y usos. Ver objetos, personas o disciplinas emplearse de maneras distintas ampliará su mente y su capacidad creativa. Experimentará nuevos estímulos que lo completarán en muchos aspectos.

Entretenimiento enriquecedor: Al final, los más pequeños también tienen que divertirse y entretenerse. El arte es una excelente forma de entretener a nuestros hijos de una manera enriquecedora, sin caer en el burdo entretenimiento que no enseña nada y que pueden incluso suponer un gasto de horas y energías improductivas.

Transmisión de emociones: El arte tiene tanto valor social porque es capaz de provocar todo tipo de emociones distintas en cada persona que lo contempla. Los peques no iban a ser menos por supuesto. Es muy interesante tratar de conseguir que nuestros hijos expresen lo que han sido capaz de sentir. Si le has gustado una obra de teatro, qué le parece una determinada pintura… hay muchas maneras y experiencias que compartir. Les vendrá de perlas expresarse, y trabajar también las emociones. 

Cultura: El arte y sus historia están en constante evolución debido a que diariamente los artistas van modificando, creando, cambiando: evolucionando. Conocer sobre estas acciones desde pequeño e ir comprendiendo que el arte es una gran faceta de la cultura general les hará personas más cultas y tolerantes. Y por supuesto, dándole tal valor que las quieran aportar por si mismos, contribuyendo activamente a dejar su huella en la cultura.